Consejos en Psicoterapia

Consejos Generales

- Cualquier aprendizaje requiere una evolución. Aprender habilidades psicológicas para hacer frente a nuestros malestares requiere, probablemente, aún más tiempo que otras habilidades. No son tangibles, no se puede coger con las manos como se hace con una raqueta o una pelota al aprender a jugar al tenis. Por tanto la evolución de la terapia tendría una forma almenada y escalonada. Pocas veces, o ninguna, el cambio será lineal hacia el bienestar.

- Los cambios en psicoterapia se producen por la interiorización de conceptos teóricos. Normalmente al ponerlos a prueba, al experimentar si son válidos en nuestros vida, hayamos respuestas, llegamos a conclusiones. Es decir, a menudo será el realizar las conductas propuestas por el terapeuta lo que favorecerá que la teoría nos sea válida en la práctica y seamos capaces de vencer al malestar.

- Dependiendo del momento de la terapia es necesario soportar más o menos malestar, pero siempre dentro de unos límites. No tener síntomas puede enlentecer el cambio por falta de motivación, y estar demasiado bloqueado puede paralizar un avance por exceso de malestar.

- A veces es necesario, para alcanzar el éxito en la terapia, combinar el trabajo psicológico y los  tratamientos farmacológicos. Siempre con el fin de conseguir no depender ni del apoyo del fármaco ni del terapeuta.

- Prevención de recaídas: El objetivo de cualquier proceso de psicoterapia es conseguir una mejoría estable y duradera. En cualquier caso dependiendo de las circunstancias de cada persona, se pueden producir recaídas tiempo después de haber acabado el tratamiento. Si es así, es importante hacer un repaso a las técnicas e ideas relevantes tratadas en consulta (anotaciones o cd entregado al final del proceso). Si no fuese suficiente, es recomendable tener algunas sesiones para afianzar lo que se consiguió y retomar el control del malestar.