Juego patológico / Ludopatía

Dependencia física o psicológica de cualquier sustancia, hábito o actividad que se vuelve recurrente y compulsiva, e interfiere con la vida normal de una persona.

Infórmate sin compromiso

El juego patológico, es uno de los trastornos emergentes más demandados en los últimos años, debido al repunte del uso inadecuado de las nuevas tecnologías y a la facilidad e inmediatez de las apuestas online. Pese a que tradicionalmente en España, el juego estaba vinculado a las máquinas tragaperras, el bingo, las apuestas y el casino, en los últimos años, debido a la legalización del juego online, hemos observado un incremento considerable de personas que desarrollan este trastorno, y, además, de formas mucho más preocupantes e invasivas.

¿Qué es?

El juego patológico es una adicción no vinculada a una sustancia química, pero con un patrón psicopatológico similar. Es importante señalar, que hablamos de patología cuando nos referimos a una conducta que se ha tornado “anormal” debido a su intensidad, frecuencia, cantidad de tiempo y dinero invertido en ella. Por lo tanto, suele conllevar interferencias en las relaciones personales, familiares, sociales y laborales, puesto que ya no supone un “hábito o afición”, sino una adicción, y, por lo tanto, un trastorno del comportamiento, que vendrá acompañado a su vez de una elevada pérdida de control, una fuerte dependencia psicológica y una gran pérdida del interés por otras actividades gratificantes (Echeburúa, 2010).

Tal y como reconoce Echeburúa (1999), las aficiones e intereses de una persona, están en relación directa con una mayor probabilidad de ser feliz, por lo que carencias en una dimensión pueden compensarse, en cierto modo, con las satisfacciones obtenidas en otras. Pero si alguien se siente incapaz de diversificar en sus intereses o frustrado en alguna de dichas facetas, puede centrar su atención en una sola, aumentando el riesgo de adicción, que puede volverse patológica, causar dependencia y restringir su libertad (Alonso-Fernández, 1996).

A su vez, existen ciertas características de personalidad, que propician la vulnerabilidad psicológica a las adicciones, inclusive, aquellas que no conllevan droga, como es el caso que nos ocupa. Esas características de personalidad son: impulsividad, disforia, intolerancia a los estímulos displacenteros (físicos y psíquicos) y la búsqueda exagerada de sensaciones. Otras veces, la adicción subyace ante un estilo de afrontamiento inadecuado, ante un afecto inconsistente o relaciones sociales pobres.

De esta manera, el juego patológico se caracteriza por una fuerte incapacidad del jugador para controlarse, y el juego, por lo tanto, se convierte en el centro de su vida.

Es importante reseñar, que el juego patológico no es un vicio, puesto que dicha idea es un error de categoría moral, y la ludopatía, es un trastorno de la conducta reconocido como tal por la Organización Mundial de la Salud.

En la actualidad, se clasifica según DSM-V como un trastorno adictivo no relacionado con sustancias, aunque es frecuente la existencia de patología comórbida, y por supuesto frecuentemente, que ésta esté relacionada con otros trastornos adictivos, psiquiátricos, de personalidad o vinculados al control de impulsos.

Adicción al juego en internet y en las nuevas aplicaciones

La ludopatía relacionada con las nuevas tecnologías, es aquella vinculada al juego online, a través de múltiples formas, aplicaciones, recursos, etc… que implican la apuesta de dinero en algún tipo de suceso fortuito y que se hace a través de Internet, ya sea desde el ordenador, el teléfono móvil o cualquier otro dispositivo con acceso a la Red. Las compañías se esfuerzan por ofrecer con regularidad nuevas modalidades, así como, múltiples incentivos que satisfagan los deseos ávidos de juego y de dinero de sus clientes. No obstante, dentro de esta categoría también se incluyen las apuestas “persona a persona”, y no solo las comerciales. De esta manera, podemos intuir, la multitud de formatos relacionados con la adicción al juego online.

Normalmente, las categorías de juego online que destacan están relacionadas con el póker online, el casino online, las apuestas deportivas online o el bingo online, pero hay muchas otras, que pueden llegar a incluir acciones relacionadas con los mercados económicos internacionales y el acceso a la bolsa.

Todos estos hechos, suponen un riesgo y una preocupación para la salud pública debido a los elevados repuntes de esta adicción en los últimos años, puesto que producen graves deterioros emocionales, físicos, financieros e interpersonales de las personas adictas.

El perfil del jugador patológico en la red es variado, pero predominan los hombres de entre 15 y 35 años, muchos de ellos estudiantes o titulados universitarios, que juegan cada vez más horas al día, dejando de lado su realidad cotidiana, sus estudios, su familia y sus amigos. En cuanto a las mujeres, se ha observado que la edad de juego es más tardía, aunque su progresión es más rápida.

Los jugadores online parecen tener menos conciencia del problema y ser menos propensos a pedir ayuda, debido al inicio de la conducta problema a temprana edad (adolescencia) y a la falta de conciencia de problema.

Se ha observado, a su vez, que el juego online supone un mayor riesgo que el juego presencial, puesto que cumple con todos los requisitos para ser una modalidad altamente adictiva (Brunelle et al., 2012; Griffiths, Wardle, Orford, Sproston, & Erens, 2009; Olason et al., 2011; Wood & Williams, 2011):

Fácil disponibilidad y accesibilidad.
Privacidad y posibilidad de juego en solitario.
Potente estimulación visual
Aumento de claves que generan ilusión de control
Apuestas de baja cuantía
Brevedad de lapso temporal entre el tiempo transcurrido entre la apuesta y el resultado (refuerzo inmediato)

¿Por qué juego?

Existen múltiples razones por las que una persona se vuelve adicta al juego e incluso, esas misas razones pueden ir evolucionando a lo largo del tiempo.

Las principales razones de continuar con la rutina del juego patológico serían:

  • Superar el aburrimiento
  • Costumbre
  • Tener relaciones sociales
  • Ganar dinero
  • Afrontar miedos
  • Calmar frustraciones
  • Evitar la soledad
  • Olvidar los problemas
  • Conseguir niveles elevados de excitación momentánea

Síntomas más comunes

1/ Síntomas Cognitivos

  • Ilusión de control.
  • Predicciones inadecuadas sobre el futuro y las ganancias.
  • Preocupación por el juego.
  • Pensamientos irracionales en relación al premio.
  • Hipervigilancia.
  • Negación de la enfermedad.
  • Sesgos cognitivos.
  • Autoengaño.
  • Falta de concentración.

2/ Síntomas Fisiológicos

  • Tensión muscular.
  • Sudoración.
  • Alteración del apetito.
  • Dolores de cabeza.
  • Dolor abdominal.
  • Temblores.
  • Taquicardia.
  • Tics.
  • Trastornos del sueño.

3/ Síntomas Emocionales

  • Deseo.
  • Frustración.
  • Fracaso.
  • Desesperanza.
  • Humor depresivo.
  • Irritabilidad.
  • Inquietud.
  • Intolerancia.
  • Culpa.

4/ Síntomas Motores o Comportamentales

  • Pérdida de control sobre la conducta de juego.
  • Aumento de la tolerancia al juego.
  • Escape de la realidad a través del juego.
  • Mentiras.
  • Asunción constante de riesgos.
  • Absentismo.

Consecuencias

¿CÓMO AFECTA LA LUDOPATÍA A LAS ÁREAS IMPORTANTES DE LA VIDA?
NIVELES CONSECUENCIAS
PERSONAL
  • Ocultación del problema.
  • Mentiras constantes a familia y amigos.
  • Aislamiento.
  • Incapacidad para retomar la vida anterior.
  • Tristeza.
  • Ansiedad.
  • Concepto de sí mismo deteriorado.
ECONÓMICO
  • Pérdida rápida de dinero, incluso más rápido de lo que cuesta ganarlo.
  • Situación económica apurada
  • Deudas constantes y cuantiosas.
  • Préstamos que agravan el problema.
  • Robo, engaños, etc…
  • Venta de objetos o vienes familiares.
TRABAJO
  • Disminución del rendimiento laboral.
  • Falta de concentración.
  • Faltas al trabajo, llegar tarde o inclusive, pérdida del mismo.
FAMILIA
  • Préstamos constantes.
  • Familiares incapaces de convencerle para el cambio.
  • Falta de atención a la pareja e hijos.
  • Dificultades o ruptura de la relación de pareja.
  • Dificultades o ruptura de la relación con los hijos.
VIDA SOCIAL
  • Escaso tiempo para las relaciones sociales.
  • Disminución de las relaciones de amistad.
  • Deudas entre amigos y conocidos.
  • Rechazo social.
JUSTICIA
  • Falsificación de documentos o cheques.
  • Falta de pagos de alquiler, gastos, etc.
  • Robos o estafas.
  • Otros problemas legales derivados.