Trastornos Obsesivo Compulsivos y Trastornos Relacionados

¡Papá! ¡Mamá!¡Me obsesiono demasiado!

Infórmate sin compromiso

La característica principal del TOC en la infancia es la presencia de obsesiones y compulsiones inesperadas e indeseables. Suelen ser recurrentes y persisten en el tiempo. Estos pensamientos obsesivos y actos compulsivos son suficientemente graves para provocar pérdidas de tiempo significativas, un acusado deterioro de la actividad general o un malestar clínicamente significativo.

Las obsesiones pueden ser pensamientos, imágenes o impulsos intrusivos, intensos e inapropiados que suelen estar centrados en ciertas temáticas. Estas obsesiones se entrometen incluso cuando el niñ@ está pensando y haciendo otras cosas, y provocan una gran ansiedad.

Los temas más comunes se refieren a contaminación, contagio o enfermedad, religión, orden y limpieza, ideas agresivas y causarse daño a sí mismo o a los seres queridos.

Las compulsiones son los comportamientos repetitivos o las acciones mentales que se realizan para neutralizar o reducir el malestar que producen las obsesiones, y están dirigidas a disminuir la ansiedad que provocan los pensamientos, ya que generan una sensación de control y seguridad. Algunas niñ@s con TOC saben que sus comportamientos compulsivos son excesivos por lo que pueden llegar a realizar sus rituales en secreto, incluso cuando hacerlo les ocupa mucho tiempo a lo largo del día.

Los niñ@s que padecen un TOC suelen reconocer que las obsesiones y compulsiones son excesivas e irracionales y que son producto de su mente. Su frecuencia e intensidad suele aumentar en periodos de mayor estrés o depresión.

Trastorno de Ansiedad por Enfermedad (Hipocondría) y Trastorno de Síntomas Somáticos

Este tipo de trastornos en la infancia, suele presentar una incidencia mucho menor que en la edad adulta. No obstante, los niñ@s que presentan este tipo de sintomatología se preocupan en exceso ante la posible existencia de una enfermedad o de diversos síntomas físicos, porque malinterpretan los mismos o las funciones corporales normales (como la conciencia del latido cardiaco).  La inquietud por la idea de padecer una enfermedad o percibir ciertos síntomas como muy preocupantes o que causan dolor, provoca gran malestar y angustia, aunque no suele existir ninguna relación fisiológica entre el estado de salud y los síntomas de ansiedad.

Por lo general, los niñ@s buscan repetidamente que sus familiares y médicos les tranquilicen. Las niñ@s afectados suelen evitar: situaciones que puedan provocarles más estrés (como visitar a familiares enfermos) y actividades que crean ponen en peligro su salud (como es el ejercicio). Como resultado, se ven deterioradas o afectadas las relaciones personales e incluso el rendimiento escolar.

Tricotilomanía

La tricotilomanía es un tipo de trastorno obsesivo-compulsivo, que puede cursar con inicio durante la primera infancia, siendo en la adolescencia donde se producirían un repunte de los casos observados en la clínica. Los niñ@s o adolescentes se tiran del pelo o se lo arrancan compulsivamente por razones no cosméticas. Por lo general, se arrancan el cabello del cuero cabelludo, las cejas y/o las pestañas, pero pueden arrancarse cualquier vello corporal.

Este comportamiento da lugar a una pérdida perceptible de pelo, llegando incluso a presentar zonas de calvicie completa. Las pestañas y/o cejas pueden estar completamente depiladas. Otros chic@s, simplemente han clareado el cabello. No perciben dolor al arrancarse el pelo.

Normalmente, la conducta de arrancarse el pelo, ocurre de forma automática principalmente cuando los chic@s están concentradas en otras actividades como estudiar o ver la televisión. Sin embargo, otros menores son conscientes y pueden hacerlo en momentos de relajación o situaciones de aburrimiento. También es frecuente dicho comportamiento como herramienta de reducción de la ansiedad.

A su vez, mucho chic@s también pueden pellizcarse la piel repetidamente (pellizcado cutáneo patológico o trastorno de excoriación), morderse las uñas o realizar otro tipo de actividades repetitivas centradas en su propio cuerpo.

Excoriación

El trastorno de excoriación es un tipo de trastorno afín al trastorno obsesivo-compulsivos. En este trastorno el niñ@ se pellizca o araña repetidamente la piel, de forma compulsiva y acaba lesionándola.

Algunas menores se pellizcan piel sana, y otros se arrancan callos, espinillas o costras. En general, los niñ@s afectados no se pellizcan la piel porque estén preocupados por su apariencia, sin embargo, pueden sentirse tensos o ansiosos justo antes de hacerlo y el hecho de pellizcarse alivia esa sensación. Después, a menudo se sienten satisfechos.

En otras ocasiones, los menores afectados se pueden sentir incómodos o avergonzados por su aspecto, por lo que podrían evitar situaciones en las que los demás puedan ver las lesiones de su piel. Por lo general no se pellizcan delante de los demás, a excepción de los miembros de la familia.

Algunas niñ@s se pellizcan la piel de forma automática, sin embargo, otros son realmente conscientes de esta actividad.