Trastorno de adaptación

«No es la más fuerte de las especies la que sobrevive y tampoco la más inteligente. Sobrevive aquella que más se adapta al cambio». Darwin.

Infórmate sin compromiso

El trastorno adaptativo hace referencia a la incapacidad de ciertos niñ@s para adaptarse a situaciones nuevas o diferentes, que se observa en los tres meses siguientes al inicio del factor(es) de estrés.

Normalmente, las situaciones que generan el comienzo de la sintomatología suelen ser: el divorcio paterno, el nacimiento de un hermano, la pérdida de un ser querido, el inicio escolar, la ruptura de la relación con amigos, enfermedades importantes de los padres, etc.

En general, los menores presentan dificultades emocionales, personales, familiares, sociales y escolares. Una vez finalizado el periodo de estrés, los síntomas desaparecen y no es frecuente que continúen los síntomas más de 6 meses.

TIPOS

En la siguiente tabla podemos observar los diferentes tipos de trastornos de adaptación existentes y los síntomas que suelen acontecer con ellos. La tipología variará en función de la personalidad, experiencias previas y características individuales de cada niñ@.

TRASTORNOS DE ADAPTACIÓN
TIPOS SÍNTOMAS
Trastorno de adaptación con ANSIEDAD Preocupación e inquietud.
Temor a separarse de la gente importante.
Nerviosismo.
Trastorno de adaptación con DEPRESIÓN Bajo estado ánimo.
Tendencia a llorar.
Visión negativa y pesimista.
Trastorno de adaptación con ANSIEDAD MIXTA Y ESTADO DE ÁNIMO DEPRIMIDO Preocupación e inquietud.
Nerviosismo.
Bajo estado ánimo.
Visión negativa y pesimista.
Trastorno de adaptación con ALTERACIÓN DE CONDUCTA No cumplir con sus responsabilidades.
Pelearse continuamente.
Destruir cualquier cosa, a pesar de que sea de otra persona.
Trastorno de adaptación con ALTERACIÓN MIXTA DE EMOCIONES O DE CONDUCTA Predominancia de los síntomas emocionales relacionados con depresión y ansiedad.
Comportamientos disruptivos.

TRATAMIENTO

El tratamiento de elección cognitivo-conductual se basa generalmente, en la superación de las respuestas de ansiedad y depresión generadas, en la modificación de conducta basada en la reducción de los comportamientos disruptivos, en el refuerzo y adquisición de habilidades de afrontamiento y en el manejo emocional de las situaciones de estrés.