Abuso Sexual Infantil

“No dejes que los traumas de tus hijos dejen huella….”

Infórmate sin compromiso

Cuando hablamos de abuso sexual, nos referimos a una forma de maltrato ejercido contra la vida sexual, en este caso de un niñ@ o adolescente, referente a cualquier interacción sexual forzada entre un individuo que ejerce su poder y un menor que está en una posición de vulnerabilidad. Podría darse abuso sexual, aun cuando, se cuente con el consentimiento de la víctima y ésta sea mayor de 13 años y menor de 16, y el agresor se haya valido del engaño para modificar dicho consentimiento.

También debemos de tener en cuenta, otras definiciones que hacen referencia a un concepto más amplio de dicha problemática, como son las que siguen:

– Según Kempe & Helfer (1980).

“El abuso sexual se define como la participación de niños y/o adolescentes dependientes e inmaduros, en actividades sexuales que no están en condiciones de comprender, que son inapropiadas a su edad y a su desarrollo psicosexual, para las cuales son incapaces de dar un consentimiento informado, o que han sufrido presiones con violencia, seducción, amenazas o engaños, o que transgrede los tabúes y las reglas familiares y sociales”.

– Según Berliner (1996).

“El abuso sexual hace referencia a todo contacto sexual con un niño menor de 18 años por parte de un adulto, desde una posición de poder y autoridad sobre él”.

Mitos y Creencias Erróneas sobre el Abuso Sexual Infantil

El abuso sexual infantil es un fenómeno raro

En realidad, aunque a veces parezcan casos aislados, la incidencia y prevalencia en España es más elevada de lo que la gente cree y diversas investigaciones afirman que un 20% de la población ha sufrido abuso sexual en la infancia.

Las agresiones sexuales suelen ser brutales y los menores aparecen cubiertos de heridas

Se debe entender que el abuso sexual infantil no tiene por qué comportar ninguna violencia física, puesto que la mayoría de ocasiones el agresor se basa en el concepto de sumisión y obediencia de su víctima.

El agresor es un desconocido

En la mayoría de las ocasiones, el niño conoce a su agresor, que suele ser un familiar, un amigo de la familia o un vecino con el que suele manifestar cercanía.

El abuso sexual del niño es un incidente aislado que no se reproduce

Normalmente los abusos sexuales a menores se cometen de forma repetida y suelen prolongarse en el tiempo.

Las víctimas de abuso sexual son adolescentes y niñas

La realidad es que cualquier niño puede ser vulnerable de sufrir abusos sexuales, independientemente de su edad y sexo.

Los agresores son psicópatas o personas con patologías o desviaciones sexuales

En algunas ocasiones podría ocurrir, pero normalmente los abusos sexuales son cometidos por personas aparentemente normales.

El abuso sexual infantil acontece solo en ambientes de marginación y pobreza.

En general, las situaciones de vulneración de los derechos de los menores en términos de carácter sexual no son privativos de la clase social, ni de una etnia ni de un medio económico particular.

Los menores mienten o inventan historias de abusos sexuales

Cuando un niñ@ dice que ha sufrido abusos sexuales no suele mentir. Es casi imposible que un menor llegue a relatar y expresar con terminología adulta las interacciones sexuales si no ha pasado por ellas.

Los abusos sexuales tienen lugar en los bosques, descampados, etc

Con mucha frecuencia, el abuso sexual infantil se desarrolla en un ambiente familiar y conocido del niñ@, como su propia casa, la de un familiar, el centro al que asiste, la casa de un vecino.

Síntomas más comunes

1 Indicadores sobre características físicas del niño/a

Los indicadores físicos, en el caso de los abusos sexuales, no son fácilmente observables ni evidentes. Ocurre esto porque el abuso sexual puede ocurrir sin contacto físico o con contacto que no produzca lesiones o señales.

  • Ropa interior rasgada, manchada o ensangrentada
  • Dolor o picor en la zona genital
  • Infección venérea
  • Inflamación o rotura de cerviz, vulva…
  • Manchas o resto de semen en genitales, boca, ropa…
  • Embarazo (especialmente al inicio de la adolescencia)
  • Contusiones o sangrado en los genitales externos, zona vaginal o anal
  • Micción dolorosa
  • Dificultad para andar o sentarse

2 Indicadores sobre el comportamiento en niñ@s muy pequeños

Teniendo en cuenta la edad del niño/a, se pueden destacar algunos indicadores comportamentales más específicos en el caso de los niñ@s pequeños:

  • Comportamiento seductivo inusual
  • Juegos, vocabulario, conducta y dibujos sexualizados inapropiados para su edad
  • Apego a uno de sus padres
  • Masturbación compulsiva
  • No quiere quitarse la ropa interior cuando se desnuda
  • Manifiesta temor cuando se queda a solas con el padre/cuidador (posible ofensor)
  • Conductas regresivas (chuparse el pulgar)

3 Indicadores comportamentales generales en niñ@s

  • Se muestra ausente, con fantasías o regresiones infantiles
  • Tiene miedos, fobias, pesadillas
  • Tiene pobres relaciones con amigos y compañeros
  • Comportamiento excesivamente sumiso, demuestra actitudes de subestimación e inferioridad, se ha acostumbrado a ser controlado/a o utilizado/a
  • Depresión, llantos inmotivados
  • Manifiesta conductas o conocimientos sexuales extraños o inusuales
  • Fuerza o coacciona a otros niños a participar en juegos sexuales
  • Manifiesta haber sido abusado/a
  • Tiene comportamientos agresivos, comete acciones delictivas o escapadas crónicas de casa
  • Miedo extraordinario a los varones en el caso de que la víctima sea niña-
  • Interés inusual por sus órganos genitales o los de otros
  • Falta de confianza, especialmente con sus allegados significativos
  • Se encoge defensivamente cuando le tocan
  • Se viste con varias capas de ropa o duerme vestido
  • Han variado mucho sus notas, logros o asistencia a clase o entrenamientos.
  • Parece incapaz de concentrase o muestra cambios radicales en el desempeño o la actitud.

4 Indicadores específicos en los adolescentes

  • Uso de drogas y alcohol
  • Prostitución
  • Intentos de suicidio
  • Comportamiento pseudo-maduro (inversión roles papel de madre-esposa)
  • Cambios en la personalidad, fluctuaciones y cambios de humor.
  • Fugas de casa
  • Comportamiento para llamar la atención
  • Comportamiento seductivo o promiscuo, especialmente con adultos
  • Conductas autodestructivas, autolesiones, cortes…
  • Dificultades escolares, falta de concentración e interés
  • Grita sin mediar provocación o daño
  • Tiene comportamientos asociales como abuso de alcohol, robos, pequeños incendios, vandalismo, etc.

Todos ellos pueden venir acompañados de una serie de síntomas físicos como enuresis nocturna, trastornos alimenticios y del sueño, dolores de cabeza, abdominales de los genitales, vómitos, etc.

Consecuencias a Corto Plazo

Consecuencias del abuso sexual a corto plazo en niñ@s y adolescentes
Tipos de Efectos Síntomas
Emocionales • Miedo generalizado
• Hostilidad y agresividad.
• Trastornos de estrés postraumático
• Rechazo del propio cuerpo e percepción distorsionada
• Desconfianza
• Baja autoestima
• Depresión
• Ansiedad
• Vergüenza
• Culpa
• Hostilidad y agresividad
Conductuales • Problemas de identidad sexual
• Excesiva curiosidad sexual y conocimiento precoz e inapropiado
• Masturbación compulsiva
• Conductas exhibicionistas o promiscuas
Sociales • Déficit de habilidades sociales
• Conductas antisociales
• Retraimiento social

Otras formas de abuso sexual en la Red

En la actualidad, el abuso sexual a un menor, puede venir vinculado a las redes sociales o a Internet. Ese puede ser el caso de lo que se denomina “Grooming”, que hace referencia a cuando uno o varios adultos están tratando de atraer a los niños, niñas y adolescentes a encuentros fuera de la Red para llevar a cabo abuso o explotación sexual de menores.

Es por ello, que como padres es importante que tomemos ciertas acciones de seguridad:

  1. Controlar y supervisar el acceso de los niñ@s y adolescentes a
  2. Conversar con nuestros hijos sobre los peligros que existen en la Red.
  3. Mantener una buena comunicación familiar que facilite la confianza.
  4. Utilizar herramientas de seguridad y software de control parental en
    los dispositivos que utilizan nuestros hij@s.

Tratamiento

El tratamiento psicológico para el abuso sexual infantil estaría indicado para nin@s afectados por síntomas psicopatológicos intensos, tales como ansiedad, depresión, pesadillas, alteraciones sexuales o grado de inadaptación significativo en su vida diaria.

Dicho tratamiento, suele abordar la intervención terapéutica con la familia, en la que se incide sobre las pautas urgentes para el afrontamiento del abuso, el asesoramiento psicoeducativo y la terapia individual, en el caso de sintomatología asociada (culpa, rabia, negación, ansiedad, depresión, etc). Es necesario, que la familia garantice la terminación de los abusos sexuales y la separación física entre la víctima y el agresor, a la vez que asegure, la determinación de protegerlo en adelante, especialmente por parte materna.

El objetivo fundamental del tratamiento con la víctima menor del abuso, sería la intervención, en distintas fases. Una primera fase psicoeduativa y preventiva y posteriormente, una fase terapéutica, con la elaboración cognitiva y emocional del abuso (sentimientos de culpa, vergüenza, estigmatización, tristeza, baja autoestima, ansiedad, evitación, miedos, rabia, hostilidad, agresividad) junto a la intervención en el área sexual. Es importante enseñar a la víctima a identificar y comprender su propia sexualidad y la del adulto de una forma sencilla y objetiva, darle pistas claras e inequívocas de cuándo un acercamiento de un adulto tiene una intencionalidad erótica, adiestrar al menor en técnicas de evitación de situaciones que suponen un claro riesgo de abusos sexuales y modos eficaces de asertividad para rechazar peticiones no deseadas en el ámbito sexual.