TRASTORNOS DE ANSIEDAD

Me doy cuenta de lo irracional que es, pero no puedo salir de eso. Mi mente y mi cuerpo no cooperan.

Infórmate sin compromiso

Los problemas de ansiedad son una de las patologías más frecuentes en nuestro país. Trastornos como el ataque de pánico, los pensamientos obsesivos, el insomnio de conciliación, la agorafobia, el trastorno obsesivo compulsivo, la evitación social, los problemas psicosomáticos, etc., son problemas de ansiedad habituales en nuestra sociedad.

La ansiedad ha convertido a nuestro país en el líder europeo en consumo de ansiolíticos, siendo la ansiedad el sexto problema de salud más recurrente. 1 de cada 10 personas según la OMS (Organización Mundial de la Salud), sufre algún problema de ansiedad.

QUÉ ES

La ansiedad es una emoción natural que sentimos todas las personas. Es una emoción negativa y desagradable que sentimos ante situaciones que percibimos como una amenaza. Pueden ser situaciones reales que nos están ocurriendo o pueden ser situaciones que imaginamos que nos pueden suceder (anticipamos las consecuencias negativas). Ante esta amenaza, real o percibida, nos ponemos en alerta y cambia nuestra manera de pensar (nivel cognitivo-subjetivo), aparecen cambios corporales como la tensión muscular, la sudoración, la falta de apetito, etc. (nivel fisiológico), y cambia nuestro comportamiento habitual (nivel conductual-observable), nos volvemos menos pacientes, más irritables, menos sociables, etc.

Es por lo tanto, una respuesta emocional que engloba pensamientos displacenteros, de tensión y aprensión; aspectos fisiológicos, caracterizados por un alto grado de activación del sistema nervioso y aspectos motores que suelen implicar comportamientos poco adaptados y escasamente adaptativos. Puede ser provocada por estímulos externos a la persona, o por estímulos internos determinados por las características de la persona.

SÍNTOMAS

1/ Síntomas Cognitivos

  • Malestar.
  • Preocupación.
  • Hipervigilancia.
  • Temor.
  • Inseguridad.
  • Irritabilidad.
  • Sensación de pérdida de control.
  • Incertidumbre.
  • Problemas de memoria.
  • Pensamientos negativos sobre uno mismo.
  • Dificultad para pasar un rato agradable.
  • Dificultad para concentrarse.
  • Etc.

2/ Síntomas Fisiológicos

  • Tensión muscular.
  • Sudoración.
  • Sensación de falta de aire y respiración agitada.
  • Alteración del apetito.
  • Temblor de manos o piernas.
  • Dolores de cabeza.
  • Disfunción sexual.
  • Dolor abdominal.
  • Mareos.
  • Temblores.
  • Náuseas.
  • Sensación de “nudo en el estómago”.
  • Palpitaciones.
  • Cansancio.
  • Etc.

3/ Síntomas Conductuales

  • Inquietud.
  • Llanto.
  • Evitación de situaciones.
  • Insomnio o sueño no reparador.
  • Movimientos repetitivos.
  • Dificultad para seguir el curso de una conversación.
  • Quedarse paralizado o realizar movimientos torpes.
  • Hiperactividad.
  • Verborrea.
  • Dificultad para expresar las opiniones.
  • Sensación de “quedarse en blanco”.
  • Deterioro del rendimiento laboral.
  • Etc.

4/ Síntomas Emocionales

  • Estado de ánimo deprimido.
  • Agobio.
  • Desazón.
  • Apatía.
  • Frustración.
  • Irritabilidad.
  • Miedo/Temor.
  • Inseguridad.
  • Inquietud.
  • Accesos de llanto o risa nerviosa.
  • Etc.

TIPOS

Las diferentes características y circunstancias personales dan lugar a las distintas formas clínicas de la ansiedad.

Los trastornos de ansiedad más comunes son:

Más allá de estos trastornos, la persona que sufre ansiedad también es más propensa a desarrollar un cuadro depresivo. Depresión y ansiedad van muchas veces de la mano. De hecho, se estima que aproximadamente el 58% de quienes sufren depresión, presentan un trastorno de ansiedad. Los problemas de índole sexual también son comunes, sobre todo la disminución de la libido, así como la tendencia a recurrir a sustancias como el alcohol y las drogas como válvula de escape o a refugiarse en la comida.

Como resultado, no es inusual que la persona con ansiedad también experimente:

  • Inseguridad y pérdida de la confianza en sí mismo.
  • Sentimientos de inadecuación e inferioridad.
  • Problemas de salud con componente psicosomático, como la úlcera gastroduodenal, la psoriasis, el eccema, la hipertensión o la migraña.

En algunas ocasiones, el trastorno de Ansiedad está relacionado con un Trastorno de Adaptación a uno o varios acontecimientos estresantes en la vida de la persona, como la muerte del cónyuge, el divorcio, la pérdida del puesto de trabajo, el nacimiento de un hijo o el diagnóstico de una enfermedad, entre otros.

TRATAMIENTO

Los organismos competentes en materia de salud -como la Organización Mundial de la Salud (OMS), el Instituto Nacional para la Salud y la Excelencia Clínica del Reino Unido (NICE), la Federación Mundial de la Salud Mental (WFMH) o la Asociación Americana de Psicología (APA)-, y las principales guías de práctica clínica basadas en la evidencia científica (tanto nacionales como internacionales), recomiendan la TERAPIA COGNITIVA-CONDUCTUAL como el tratamiento de primera elección.

En EQD Psicólogos, somos psicólogos cognitivo-conductuales. La terapia cognitivo-conductual tiene procedimientos y técnicas propios que deben de ser pautados y realizados por psicólogos especializados en dicho modelo terapéutico. Consúltenos gratuitamente y responderemos a cualquier duda que precise o información que requiera.

El tratamiento farmacológico, principalmente basado en antidepresivos o ansiolíticos, está contraindicado para mujeres embarazadas, niños y adolescentes o personas que presenten problemas crónicos de salud física, debido a los riesgos que conlleva para su salud, su posible riesgo de adicción o síndrome de abstinencia tras su interrupción brusca. Sólo en los casos más graves se recomienda el uso de medicación, y siempre en combinación con tratamiento psicológico, e informando al paciente sobre los objetivos terapéuticos, la duración del tratamiento farmacológico, los posibles efectos secundarios y los riesgos que supone.