Miedos y Temores en la Infancia y Adolescencia (Fobias)

Cuando los miedos infantiles no son adaptativos, hay que ayudar a superarlos.

Infórmate sin compromiso

Aunque la literatura científica considera los miedos infantiles como un acontecer “evolutivo” normal del desarrollo, ya que proporcionan a los niñ@s medios de adaptación a variados estímulos estresantes vitales, también pueden persistir durante un tipo prolongado, causando un malestar clínicamente significativo en el niñ@ que van a interferir en su funcionamiento familiar, social y escolar.

Para considerar un miedo infantil como fóbico, tiene que reunir las siguientes dos condiciones: que sea desproporcionado y que suponga un comportamiento desadaptativo. De esta manera, el miedo se denomina “fóbico”, cuando es provocado por estímulos aparentemente inocuos, o, aunque no sean del todo inofensivos, se hallan bajo control o son seguros.

Habitualmente, existe una mayor frecuencia durante la infancia del miedo a la oscuridad, de los miedos escolares y de los miedos relacionados con la enfermedad y la muerte.

A su vez, también suelen ser frecuentes, durante la infancia y la adolescencia, los miedos relacionados con el fracaso escolar, el malestar físico, el entorno social y la ansiedad anticipatoria.

SÍNTOMAS

1/ Síntomas Cognitivos

  • Percepción de estímulos amenazadores
  • Evaluación negativa de los propios recursos de afrontamiento
  • Preocupación por las reacciones somáticas
  • Expectativas de daño
  • Pesadillas

2/ Síntomas Psicofisiológicos

  • Sudoración
  • Taquicardia
  • Palpitaciones
  • Tensión muscular
  • Temblores
  • Sensación de ahogo
  • Dolores de cabeza
  • Náuseas
  • Diarrea
  • Vómitos
  • Otras quejas y síntomas físicos

3/ Síntomas Emocionales

  • Miedo
  • Temor
  • Ansiedad
  • Agobio
  • Frustración
  • Irritabilidad
  • Bajo estado de ánimo
  • Tristeza

4/ Síntomas Conductuales

  • Evitación activa de las situaciones temidas
  • Evitación pasiva de las situaciones temidas
  • Escape
  • Rabietas
  • Llantos
  • Gritos
  • Amenazas
  • Ataques físicos

TRATAMIENTO

El tratamiento psicológico en los miedos y fobias infantiles se basa en la mejora de la relación del niñ@ con respecto a las cosas que teme. Para ello se recurre a la terapia cognitivo-conductual, basada en la desensibilización sistemática, en la que se utilizan técnicas de exposición y se mejoran las habilidades de afrontamiento del menor o la menor.