Trastorno del comportamiento del sueño REM

La importancia de dormir bien.

Infórmate sin compromiso

Durante la etapa de sueño REM, tras más de 90 minutos de sueño, se producen episodios repetidos de despertar asociados con vocalizaciones, comportamientos y movimientos durante el sueño.
Estos comportamientos reflejan respuestas motoras al contenido desagradable, de acción o violento que se está soñando. Es decir, son comportamientos de representación del sueño.

Este trastorno no debe considerarse como un simple trastorno del sueño, sino como una manifestación de una enfermedad neurológica.

SINTOMATOLOGÍA

  • Vocalizaciones ruidosas, emotivas y soeces
  • Patadas
  • Puñetazos
  • Empujones
  • Golpes
  • Saltos o bajadas rápidas de la cama
  • Movimientos de representación de lo que se está soñando
  • En ocasiones, lesiones a causa de los comportamientos
  • Despertares durante el sueño
  • Fragmentación del sueño
  • Al despertar, la persona está alerta, consciente y orientada
  • Molestias para el compañero de cama
  • Vergüenza
  • Deterioro de relaciones sociales

En general, los comportamientos que aparecen son intensos, pero también los movimientos o vocalizaciones menores se consideran dentro de este trastorno.

ETIOLOGÍA

El trastorno de comportamiento del sueño REM, se debe a la disfunción de las estructuras del tronco cerebral que regulan el sueño REM, especialmente del núcleo subceruleus y no debe considerarse como un simple trastorno del sueño, sino como una manifestación de una enfermedad neurológica.

Presenta gran relación con la aparición de un trastorno neurodegenerativo subyacente, principalmente con una sinucleinopatía: enfermedad de Parkinson, demencia con cuerpos de Lewy y atrofia multisistémica.

Aproximadamente un 50% de los casos de trastorno de comportamiento del sueño REM desarrolla a largo plazo una enfermedad neurodegenerativa.

TIPOS

Sintomático:

La causa del trastorno o su precipitante son los fármacos betabloqueantes liposolubles y los fármacos antidepresivos. Aparecen lesiones cerebrales tras las pruebas neurológicas.

Idiopático:

La exploración neurológica y la resonancia magnética cerebral son normales y la persona no suele mostrar quejas motoras ni cognitivas. No se asocia con ninguna enfermedad, pero al cabo de algunos años puede desarrollar una enfermedad neurodegenerativa.

DIAGNÓSTICO

Se ha de realizar un diagnóstico clínico y polisomnográfico, ya que es necesaria la aparición de comportamientos de representación del sueño emparejados con hallazgos en polisomnografía de sueño REM sin atonía.

Se descartará:

  • Epilepsia durante el sueño, especialmente la del lóbulo frontal
  • Movimientos periódicos de las piernas que engloban también al resto del cuerpo
  • Despertares confusionales en pacientes con demencia
  • Alucinaciones visuales en pacientes con enfermedades neurodegenerativas

TRATAMIENTO

Farmacológico:

Es importante conocer que el tratamiento farmacológico mejora los síntomas del trastorno de conducta nocturno durante el sueño REM, pero no actúa sobre la causa de la enfermedad ni modifica su curso, por lo que no evita la evolución hacia una enfermedad neurológica.
Cuando la intensidad de los comportamientos es leve, puede que no se precise medicación.

El tratamiento de primera opción con mayor nivel de evidencia es con melatonina, que restablece parcialmente el tono muscular durante el sueño REM (disminuye la actividad muscular tónica, pero no la fásica). Presenta escasos efectos secundarios.

La segunda opción es la administración de dosis de clonazepam para el control de los movimientos. El tratamiento con clonazepam se debe evitar en casos de síndrome de apnea-hipoanea obstructiva del sueño, en demencias y con somnolencia diurna. Entre los efectos secundarios del clonazepam se encuentran los mareos, la somnolencia, la disfunción eréctil y la incontinencia.

Psicológico:

Se recomienda el apoyo psicológico cognitivo-conductual orientado principalmente a ofrecer adecuadas medidas de higiene del sueño para el trastorno, disminuir la ansiedad y depresión asociadas tras el diagnóstico, mejorar las alteraciones cognitivas y de memoria que se pueden presentar, tratar los posibles desórdenes del sueño asociados y la patología psicológica asociada a la medicación, entre otros.